viernes, 20 de octubre de 2017

Ser hijo amantísimo de España


Pablo Arredondo Acuña, militar español bilaureado.
 
Primera Laureada 
Al llevar a cabo un ataque a la bayoneta al frente de su sección fue herido de bala en una ingle; no obstante lo cual continuó en su puesto y tomó parte en otros dos ataques haciéndose notar por su valor y serenidad.
    Era Segundo teniente del Batallón de Cazadores de Los Arapiles núm. 9 en el combate de Laucien, el 11 de junio de 1913, ocasión que le valió la Cruz laureada de San Fernando; durante las Campañas de Marruecos.
 
A consecuencia de esta grave herida permaneció hospitalizado en Córdoba, hasta que en abril de 1914 volvió a Marruecos destinado al Grupo de Fuerzas Regulares Indígenas de Melilla; en el que se mantuvo hasta 1917, año en el que ascendió a capitán, regresando a la Península para desempeñar varios destinos hasta su incorporación a La Legión en 1920.
    En 1921, durante los combates para la ocupación de Ait Gaba Salah, recibió tres heridas graves que le obligaron a permanecer tres años en situación de reemplazo; y luchando para evitar se le pasase al Cuerpo de Inválidos, retornó a la situación de actividad gracias a un aparato ortopédico que difícilmente le permitía andar.
    En 1924 se reincorporaba a La Legión. Y allí, en aras del deber, ofreció su vida ganando la Medalla Militar Individual y posteriormente otra Cruz Laureada de San Fernando.
 
Segunda Laureada 
Mandando la 1ª Bandera del Tercio, como capitán, y apenas iniciado el movimiento de repliegue de Xeruta hacia el Zoco el Arbaa bajo un violento temporal de agua y viento, la columna fue atacada con gran intensidad por numeroso enemigo de las kabilas de Xeruta y otras próximas a Xauen y Dar Akoba.
    Muerto el general Serrano (Julián Serrano Orive) y ocupados por los moros los puestos de protección prematuramente abandonados por la columna, en uno de cuyos últimos escalones iba la citada Bandera, tuvo que continuar la marcha en condiciones muy desfavorables.
    Acentuado el ataque del enemigo sobre la 1ª Compañía de la Bandera, que ocupaba el puesto de mayor peligro, el capitán Arredondo tomó el mando directo de esta Unidad, entablando desesperada lucha en circunstancias cada vez más desventajosas por las numerosas bajas sufridas y el incremento constante de efectivos que el enemigo recibía.
    Aun herido, siguió alentando a su gente con notable ejemplo de espíritu y valor; y conteniendo al enemigo pudo retirarse la Compañía de Ametralladoras y la 2ª de la Bandera. Entonces recibió una segunda herida que le ocasionó honrosa muerte en el campo de batalla. Corría el 19 de noviembre de 1924.
* * *

Concesión de la Medalla Militar. Motivos.
"Por su brillante comportamiento con ocasión del repliegue de la columna Castro desde Xeruta al Zoco Arbaa de Beni Hassan, en donde el capitán Pablo Arredondo Acuña, al mando de la primera Bandera del Tercio, ocupó posiciones ventajosas para facilitar la retirada de las fuerzas de Xeruta, conteniendo briosamente con su Escalón al enemigo hasta ver a salvo todas las fuerzas de la sexta Bandera y Grupo de Regulares de Ceuta, últimas que salieron del vivac de Xeruta. Al empezar el repliegue fue herido, y comprendiendo la crítica situación de las fuerzas en retirada, que eran acosadas de cerca por numeroso enemigo, permaneció en su puesto, batiéndolo y sacrificándose por el resto de la columna, sucumbiendo gloriosamente con sus legionarios."
 
Pablo Arredondo Acuña había otorgado testamento en Tetuán el 12 de agosto de 1924; en él destaca lo siguiente:
"Lego a mi ahijado Pablo la Cruz de San Fernando que llevo en mi uniforme al morir, y sepa cumplir con la Patria. Lego a mi sobrino Pablo, hijo de mi hermano Luis, mi uniforme ensangrentado, con el mismo fin. Encargo a mis hermanos Juan y Luis hagan un ligero resumen de mi vida militar y muerte por la Patria, para que se lo lean con frecuencia a sus hijos, para que sirviéndoles de ejemplo, sigan éste y sean hijos amantísimos de España como yo siempre lo fui."
-------------------------

Claudio Temprano Domingo


Teniente coronel del Grupo de Fuerzas Regulares Indígenas de Alhucemas nº 5. Concedida la Cruz Laureada de San Fernando por la defensa del puente de Hamara durante el repliegue de Xeruta hacia el Zoco el Arbaa de Beni Hassan, el 19 de noviembre de 1924. Campañas de Marruecos.
 
En acción de descubierta en dirección a Hamara y tomar posiciones en Loma Larga para proteger el paso de la columna que desde Xeruta se dirigía a Zoco el Arbaa, un enemigo muy considerable en número hostilizó con intensidad aprovechando las dificultades que al enlace entre los elementos de la columna imponía la niebla y un fuerte temporal de lluvia.
    Ante la necesidad de proteger los dos flancos del desfiladero para impedir que el enemigo, que apreciaba la situación de la columna, pudiera ocupar posiciones ventajosas para impedir su paso, el teniente coronel Temprano marchó voluntariamente al escalón del lado izquierdo, y con decidido espíritu y singular acierto, imponiéndose a las circunstancias y haciendo so de toda su energía, secundado por su ayudante consiguió reunir una parte de las fuerzas dispersas y con ellas organizar la retirada, enfrentando a numeroso enemigo que acosaba por todas partes cada vez más tenazmente, al amparo de la tormenta, llegándose a las inmediaciones del Zoco el Arbaa, en cuyas cercanías se agruparon las fuerzas de la columna a las que el enemigo causaba constantes bajas.
    En tan críticos momentos, el teniente coronel Temprano arengó a las fuerzas y puesto a la cabeza del 2º Escuadrón de Caballería de Regulares de Ceuta cargó contra el enemigo logrando rechazarlo al otro lado del río Misal, cayendo mortalmente herido; consiguiendo con tan brillante reacción ofensiva que el enemigo, que ya había rebasado el puente, no volviera a atacar, lo que permitió que los últimos elementos de la columna llegaran al Zoco sin la presión y empuje del enemigo.

* * *

Había ingresado a los 14 años en la Academia de Infantería. En 1896 fue promovido al empleo de segundo teniente y destinado al Regimiento de Murcia. En 1904 ascendió a capitán y en 1909 obtuvo el diploma de Estado Mayor. De vuelta al Arma de Infantería en 1911 se le destinó a Melilla. Como oficial de Estado mayor actuó en numerosas operaciones de guerra: Imarufen, Talusit, Tikermin, Nador, Sammar, Ras Medua y Zoco el Had de Beni Sicar entre otras. En 1914 ascendió a comandante.
    Siendo ya teniente coronel, en 1922 mandaba el Grupo de Regulares de Alhucemas y durante los dos siguientes años no cesaron los combates con su unidad: Buhafara, la Alcazaba de Tafersit, Tifaurín, Solano, Ifartán. En la acción de Tifaurín ganó la Medalla Militar Individual:
"Por sus méritos y distinguidos servicios prestados como Jefe del Grupo de Fuerzas Regulares Indígenas de Alhucemas núm. 5 en el territorio de Melilla, y muy especialmente el día 23 de agosto de 1923 con motivo de la liberación de Tifaurín."
    En septiembre de 1924 intervino en el combate del Monte Cónico, luchó en el bosque de Atlaten, en el Fondak de Ain Yedida, en Gorgues, en Loma Blanca y en otros muchos lugares, hasta su muerte gloriosa en el repliegue de Xauen que le valió la concesión de una segunda Medalla Militar Individual, la Cruz Laureada de San Fernando y el ascenso a coronel por méritos de guerra.
"Por su distinguido comportamiento en el combate librado el día 19 de noviembre de 1924 con ocasión del repliegue de la columna Castro desde Xeruta al Zoco el Arbaa de Beni Hassan. Siendo necesario defender el puente de Hamara para que dicha columna y el convoy de heridos que traía y que se retiraban bajo la presión del enemigo desde el momento de iniciada la marcha retrógrada de Xeruta pudieran pasar el río, se establecieron dos fuertes sostenes a derecha e izquierda del camino, mandando el de la izquierda el Teniente Coronel Temprano. Cuando la columna, acosada de cerca por la avalancha de rebeldes, llegaba a las proximidades de dicho puente, el Teniente Coronel Temprano, reteniendo a su fuerza, reuniendo algunos dispersos y a un Escuadrón de Regulares, se lanzó sobre el enemigo en briosos contraataque, con serenidad y valor tan insuperables que consiguió detenerlos, alejarlos y dejar franco el paso del puente. Al retirarse de éste con la extrema retaguardia fue mortalmente herido, falleciendo antes de llegar al campamento del antedicho Zoco."
Artículo basado en la obra Caballeros de la Real y Militar Orden de San Fernando (Infantería), de José Luis Isabel Sánchez, publicación del Ministerio de Defensa.
 

Artículos relacionados

    Morir por la Patria es nacer para la Gloria

    Con su arrojo lograron lo imposible

    Mermando la moral del enemigo

    El impulso del jefe

    Las últimas Laureadas individuales

    Excepcionales dotes de mando y valentía

    Héroe de Igueriben  

 

Artículos coincidentes

    ¡Esto no es nada!

    El Cerro de los Héroes

    Vista, suerte y al toro

    La decisión del coronel Moscardó

    Los héroes no necesitan relevo

    Los vuelos del capitán Haya

    Honor al soldado

miércoles, 18 de octubre de 2017

Espectador

 
Parece mentira.
    Pero es verdad.
    La de cosas que han sucedido de una época a esta parte; aunque cabía esperarlo. De la sospecha surge la certidumbre, hombre precavido vale por dos. Si uno se pone a pensar liberado de prejuicios y la conciencia en ristre, atina con el escrutinio, casi nada le sorprende y, ya desde tiempo metido en cautelas, sigue en sus trece de nadar y guardar la ropa.
    Se veía venir, pero cuesta un mundo hacerse siquiera a la idea. Porque entre lo que podía ser a lo que efectivamente es media un abismo sin pasarela ni puente de referencia. A pelo el canto.
    Vaya, vaya. La tormenta una vez lejana, de retumbo distante, repentinamente llama a la puerta y a muchos pilla inermes, descreídos de casta, ausentes de remite. Mal asunto el de no anticipar la caída bien a las claras los tropiezos y el declive.
    Ahora y siempre hay que salvar el fondo y la forma con criterio personal, adquirido en el mercado de la experiencia, que antes fue teoría, quiérese decir estudio, y luego práctica, entiéndase aplicación. Cuando el rayo desciende vertiginoso a su hora intuida el único margen de salvación es la protección buscada el día anterior.

El pensador de Cernavoda. Museo Nacional de Arte Antiguo, Bucarest.


Y a verlas venir con la cabeza y el cuerpo en su sitio, y a tender un auxilio en los ámbitos de influencia para que escampe pronto.
    Suspiro.
    Paciente.
    Aguanto.
    Perseverante.
    Pienso.
    Consistente.
    Decido.

lunes, 16 de octubre de 2017

El Chupa Chups


Enric Bernat Fontlladosa, nacido en Barcelona el año 1923, heredó la iniciativa confitera de su familia; a mediados del siglo XIX su abuelo Josep Bernat fue pionero en la elaboración de caramelos en España; mientras que su padre, Romá Bernat, creó la firma de galletas La Gloria, en los años cuarenta del siglo XX.
    En 1950 da inicio la exitosa andadura empresarial de Enric Bernat con su primera empresa confitera: Productos Bernat, especializada en la elaboración de peladillas, un dulce muy demandado entonces para toda clase de celebraciones. El que en breve sería mundialmente conocido como el inventor del Chupa Chups, el caramelo con palo, concibió su idea entre 1956 y 1957 observando en la práctica a los principales consumidores de golosinas que eran los niños; y la destinó al mercado en 1958.
    Hábil empresario, además de innovador, aseguro la paternidad del invento adquiriendo todas las patentes que pudieran competir con él. A continuación se aprovisionó de abundante madera, para el palito, y de la maquinaria adecuada para su elaboración.
    Fue en 1961 cuando este original caramelo que no ensuciaba las manos de niños ni adultos, constituyó su nombre definitivo, Chupa Chups, y su primer y anuncio publicitario: "El caramelo que es redondo y dura mucho". Y en 1967, la empresa familiar, ubicada en Asturias y Barcelona, comienza a exportar. El logotipo con el que se dará a conocer internacionalmente el caramelo con palo lo diseñó Salvador Dalí; y fruto de la expansión y creciente demanda varía de la madera original al plástico el material con que se fabrica el palo.

Imagen de www.graffica.info

Años después, la consolidación del producto ha venido de la mano de la implantación de filiales de distribución comercial en Francia, Alemania, Gran Bretaña, Estados Unidos y Japón.
    Ya en 1981, y para reactivar el mercado nacional, nace Chupa Chups Diversificación; y en 1986, con idéntico propósito, Comercial Regalín, dedicada a la producción de caramelos, grageas, regaliz y demás productos de confitería.
    Con una cifra de veinte mil millones de unidades vendidas en todo el mundo, la familia Bernat afronta su último reto y establece una sede comercial en Rusia.
 
La extraordinaria visión empresarial de Enric Bernat también le hizo precursor en la mercadotecnia de la marca y el logotipo, aunados en un mismo grafismo, y en el uso de expositores en los puntos de venta o comercios.

Enric Bernat Fontlladosa

Imagen de http://tectonicablog.com


Artículo relacionado

    Del consciente al subconsciente y viceversa


Artículos coincidentes

    La génesis del libro electrónico

    El invento de la navegación a vapor

    La primera conferencia interurbana de Europa

    La Aviación Militar Española innova y conquista

    El primer vuelo aeronáutico demostrable

    El submarino de propulsión eléctrica

    Procedimiento estereoscópico para descubrir asteroides

    El Autogiro

    La invención de la radio

    Un sistema para gobernar a distancia un movimiento mecánico

    Cómodo, práctico e higiénico

viernes, 13 de octubre de 2017

D. 929


Trío para violín, piano y violoncelo D. 929 (Op. 100)



Atardece, declina el Sol.
    Un largo suspiro, tenaz, obsesivo, atraviesa el aire y vuelve a su origen por efecto de la fuerza atávica. De nuevo el principio, la única realidad.
    Mira el paisaje abierto a un mundo tímido, reducido a la amplitud de una calle larga y apartada con viviendas discretas, alineadas. Cada una con sus ventanas; cada una con sus habitaciones; y cada una con las historias que guardan sus moradores.
    Absorto en la contemplación de lo muchas veces visto, hoy, que es un día como otro cualquiera, busca un misterio diferente. En la memoria, que suele conservar las impresiones conmovedoras, quiere encontrar el tema principal de su inspiración, y también en el juego de sombras previo a la puesta en escena nocturna.
    Tiene vetado salir de casa por un tiempo. Será breve, soportable, pasará rápido; si todos los males curaran tan pronto ni asomo de memoria quedaría de ellos. Si todas las sentidas dolencias, aquellas que calan el alma, duraran lo que una aparición, por sobrecogedora que sea, a los recuerdos les sobraría su acomodo. Lo cual no es deseable.
    Mejor sostener en alto la paciencia, que bien aconseja. Antes o después, si hay remedio, la vida recobra su pulso en los mismos lugares donde una causa, de mucho ímpetu ella, dio cese a la cotidiana actividad. Una contrariedad. Lo es, sí, pero con sus beneficios anejos. Sólo hace falta cerciorarse de lo próximo, de lo asiduo, de lo que está situado al alcance de la mano: las mil cosas que entretienen, dispensan afecto y provocan sonrisas.
    Esas cosas, de tránsito cíclico, aunque sin fecha no ocasión predefinida, que obran la maravilla de revelar a su poseedor el secreto de la felicidad. Las tocas, les hablas, las cuidas, las implicas en los asuntos que importan y ya está, así de sencillo.
    Mientras permanezcan donde deben esas cosas, que cada cual conoce y llama por sus nombres, los propios tanto como los incorporados, que sirven igual, conducirán la oscuridad a la luz, la tristeza a la alegría, el desánimo a la ilusión y las ganas hacia la voluntad debilitada.
    Es cuestión de propósito, esa fascinante alquimia que convierte un deseo en probabilidad.
    ¡Qué importa un obstáculo si se dispone del mecanismo idóneo para sortearlo o, todavía más emocionante, salvarlo y que atrás proteste, traspasada la soledad, diestramente canjeados los pesares por una moneda de buen curso!
    Suena un precioso timbre: ha llegado la esperada visita.  
  

Franz Schubert