lunes, 30 de marzo de 2015

El impulso a la ciencia y a las letras del rey Sabio

 

Descripción de España

Esta España tal es como el paraíso de Dios... es bien abondada de mieses, e deleitosa de frutas, viciosa de pescados, sabrosa de leche e de todas las cosas que de ella se hacen; e llena de venados e de caza, cubierta de ganados, lozana de caballos, provechosa de mulos e de mulas; e segura e abastada de castillos; alegre por buenos vinos, holgada de abundamiento de pan, rica de metales. E España, sobre todas las cosas, es ingeniosa, y aún temida y muy esforzada en lid; ligera en afán, leal al Señor, afirmada en el estudio, palaciana en palabra, complida de todo bien; e non ha tierra en el mundo quel semeje en bondad nin se iguale ninguna a ella en fortaleza, e pocas ha en el mundo tan grandes como ella. E sobre todas España es abundada en grandeza; más que todos preciada por lealtad. ¡Oh, España, non ha ninguno que pueda contar tu bien!


Imagen de http://spainillustrated.blogspot.com
-------------------------






Alfonso X, rey de Castilla y León, llamado el Sabio, es la figura más representativa de la vida cultural de Occidente a lo largo de la Edad Media y el auténtico precursor del Renacimiento, afirma el historiador y académico Antonio Rumeu de Armas. Emparentado con media Europa, por la herencia recibida de su madre, la alemana Beatriz de Suabia, que lo sitúa en la descendencia directa del sacro Imperio Romano, también por la línea paterna concita significado parentesco con Jaime I el Conquistador, consuegro de San Luis, rey de Francia, cuñado del Príncipe de Gales, abuelo de don Dionís de Portugal, nieto de doña Berenguela y suegro de doña María de Molina, las dos grandes reinas medievales españolas.

    En vísperas de la muerte, su padre Fernando III le anuncia y advierte: “Fijo, rico fincas de tierras e de muchos buenos vasallos e de que rey en la cristiandad sea pugna en facer bien e ser bueno, ca bien has con que”.


Alfonso X es un gran impulsor de la ciencia y las letras, figura decisiva en el ámbito cultural español y universal. Abarcó todos los campos del saber de su tiempo: la jurisprudencia, la historia, la astronomía, el arte, los juegos, la poesía; su nombre aparece al frente de tratados científicos, obras legales, compilaciones históricas y exquisitas composiciones literarias, líricas y narrativas, de carácter religioso, amorosas y burlescas. Rodeado en su corte por un círculo de intelectuales y sabios, se cita el Taller alfonsí, espacio donde se tradujeron y revisaron todas las obras que llevan su impronta.

    Artífice o ejecutor de sus obras, el monarca explica así su participación en ellas:

El rey faze un libro, non porqu'él le escriva con sus manos, mas porque compone las razones d'él, e las emienda et yegua e enderesça, e muestra la manera de cómo se deven fazer, e desí escrívelas qui él manda, pero dezimos por esta razón que el rey faze el libro.
    Otrossí quando dezimos el rey faze un palacio o alguna obra, non es dicho porque lo él fiziesse con sus manos, mas porque l‘mandó fazer e dio las cosas que fueron menester para ello.

    El texto, traído a colación por el profesor Carlos Alvar, vincula al rey con aquellos autores, juristas, científicos y literatos, aun sin nombrarlos, que trabajaron a su servicio y al del propósito por el patrocinado.

    Parte de la abundante obra de Alfonso X se conserva en códices de esmerada calidad, copiados en pergamino, escritos en pulcra letra gótica y con frecuencia ilustrados con ricas miniaturas; es de suponer que estos textos fueron  guardados en la cámara regia o realizados en el scriptorium del monarca, y allí mantenidos para su estudio.

Alfonso X el Sabio

Imagen de www.commons.wikimedia.org



El desglose por capítulos de las temáticas abordadas por la determinación del rey sabio comprende los siguientes: Libros de Astronomía, Astrología, Magia y Ciencia; Obras de Historia Universal y de España; Tratados de Jurisprudencia y Legislación; Libros de Juegos; y Literatura y Traducciones.
 
* * *



Libros de Astronomía, Astrología, Magia y Ciencia

La presencia e influjo de la Astrología en la Edad Media era tan considerable como en la Antigüedad, integrada en diferente medida en todas las ciencias de la Naturaleza, el macrocosmos, y en las relativas, a título experimental en grado de génesis, al comportamiento de las personas, el microcosmos. Los seres vivos se hallan sometidos a ese poder sobrenatural e inefable que emana del Zodiaco, es decir, de los planetas, la Luna y el Sol.

Imagen de http://pinke.wordpress.com



En cuanto a la Astronomía, ámbito plenamente científico, a diferencia del anterior, su estudio se circunscribía hasta el siglo XII a las informaciones aportadas por Macrobio, al comentar el Somnium Scipionis, obra de Cicerón, a las interpretaciones del Timeo llevadas a cabo por los exégetas de Platón, a ciertas referencias en la obra de Isidoro de Sevilla y en los escritos de Beda el venerable, principalmente. A partir de esa fecha se amplía el conocimiento astronómico gracias a las traducciones latinas, efectuadas por hebreos, de los textos árabes, a su vez provenientes de Ptolomeo y Aristóteles. Pero como para los árabes Astrología y Astronomía son inseparables, con el florecimiento de la astronomía también rebrota la Astrología.

    A su vez, los autores cristianos adaptan las revelaciones a las doctrinas de la Iglesia, con lo que el designio divino sigue vigente y ahora escrito en las estrellas, como aquella de Belén que guió a los Reyes Magos de Oriente: el conocimiento de los astros marca el camino.

    Alfonso X reúne su faceta de historiador con la de astrónomo y astrólogo para derivar hacia el conocimiento de los designios divinos en el aspecto conjunto, la Historia, y en el individual, la Astronomía y la Astrología. Empeñado en calcular con exactitud, dispuso la minuciosa fabricación de instrumentos de observación, fiables, manejables y precisos, capaces de indicar la hora de un nacimiento sucedido durante la noche. Y posteriormente, de cara al cielo, averiguar las conjunciones astrales y la posición de las estrellas más destacadas del firmamento.

    Los Libros del saber de Astronomía, que agrupan los conocimientos obtenidos por la observación y la deducción, constituyen la colección más importante de tratados astronómicos en lengua romance. Se dividen en tres partes: Los cuatro libros de la ochava espera (la octava esfera, círculo u órbita, es el cielo de las estrellas fijas y de los signos zodiacales, visto desde la posición central de la Tierra), primera parte; Libro de los estrumentos et de las huebras (manual para la construcción y utilización de trece instrumentos, que son los utilizados para las observaciones y cálculos), segunda parte; Libros del saber de Astronomía o (Taulas) Tablas alfonsíes ( Tablas de cálculo astronómico, que toman como base las coordenadas de Toledo, y que suponen el principal trabajo científico de la corte de Alfonso X).

    Otras obras de Astrología son el Libro de las cruzes y el Libro cumplido del juicio de las estrellas.

Imagen de www.ucm.es



En lo tocante a la magia, y su conexión con la medicina y la astronomía, destaca el Lapidario, tratado acerca de las propiedades de las piedras, redactado en primera instancia hacia 1250; ampliado en 1279 con el Libro de las formas e imágenes que están en los cielos, más conocido como Tablas del Lapidario, recopilación de tratados helenísticos y árabes sobre medicina y astronomía.

    Y un tratado de magia y talismanes, el Picatrix (Líber Picatrix en latín), traducción en 1256 de la obra árabe El objetivo del sabio, de corte iniciático y cabalista, escrita dos siglos y medio antes.

* * *



Obras de Historia Universal y de España

La producción historiográfica en la Península Ibérica da inicio con el riojano Chronicon Villarense, en los albores del siglo XIII, escrito en lengua local; a continuación figura el castellano Chronicon Mundi, de Lucas de Tuy, el Tudense, datado en 1236, igual que la Crónica latina de los Reyes de Castilla; y sigue, como válido antecedente a todo lo demás posterior, el De rebus Hispaniae de Rodrigo Jiménez de Rada, que merece un comentario aparte.

    En 1245 Rodrigo Jiménez de Rada, el Toledano, militar, político, historiador y eclesiástico, escribe el De rebus Hispaniae o Historia Gothica, crónica profundamente marcada por la huella de Isidoro de Sevilla, compendio de toda la historiografía anterior, incluida gran parte de la árabe. Para informar su obra, Jiménez de Rada bebe de fuentes poéticas tanto españolas como francesas, rechazando estas últimas como falsas y mentirosas. Es un hecho significativo, que ha merecido la atención de los estudiosos, el conocimiento de los textos franceses para el cotejo. Ya el anónimo autor de la Crónica Seminense, escrita cien años antes, motejaba de falaces las narraciones francesas sobre la conquista de España por parte del emperador Carlomagno; el Toledano rechaza explícitamente las historias de los francos que cuentan los juglares.

    Don Rodrigo, arzobispo de Toledo, compuso también una Historia Romanorum, una Historia Ostrogothorum, una Historia Hunorum, Vandolorum, Suevorum, Alanorum et Silinguorum y la Historia Arabum. Todas estas narraciones desembocan en el cauce que es la historia de los godos, De rebus Hispaniae, los legítimos habitantes de la Península, ya en el parecer de Alfonso III, que es el de los albores de la historiografía. De rebus Hispaniae es una recopilación de datos, nombres y fechas, el equivalente a una summa latina de la historia de España.

    La erudición y esmero de Rodrigo Jiménez de Rada hacen de su obra el culmen de la historiografía previa al rey Alfonso X, y la principal fuente consultada por el rey Sabio.



Estoria de España

Denominada por Marcelino Menéndez Pidal Primera Crónica General, y también Crónica General de España, la redacción en lengua castellana de la historia de España emprendida por Alfonso X y sus colaboradores comienza a mediados del siglo XIII. Hacia el año 1272 ya estaban escritos los 565 que componen la primera parte de la obra. En estos capítulos se relatan episodios de la Antigüedad, siendo su principal fuente la Biblia y otros textos sagrados de ellos extraídos, a los que sigue el periodo de dominación goda y concluye con la llegada de los árabes y sus conquistas. Además de la Biblia, el Chronicon Mundi y el De rebus Hispaniae, se consultó una fuente poética, la Farsalia, y varios textos de carácter histórico que recibieron crédito, igual que diversas leyendas, poemas y gestas tradicionales. La intención que subyace en este magno proyecto es  la de divulgar los conocimientos sobre los hechos sucedidos en el pasado que son patrimonio y razón para el presente y el futuro, con una lectura más fácil que la de las crónicas precedentes: "Porque los que después viniesen por los fechos de los buenos punnassen en fazer bien, et por los de los malos que se castigasen de fazer mal".

    Alfonso X extiende la historia de España más allá de la protagonizada por los godos. Traslada el origen del relato a sucesos previos ocurridos en la Península o en relación directa con ella, cotejando a través de la cronología los hechos hispanos con las dinastías papales, los emperadores y los reyes de los Estados europeos y el mundo árabe. La historia a partir del rey Sabio trasciende a "todos los fechos que fallarse pudieran" de España con independencia de la biografía de los respectivos monarcas.

    La segunda parte de la Estoria de España se extiende hasta la muerte del rey Fernando III y fue acabada aproximadamente en 1289, durante el reinado de Sancho IV. La proximidad cronológica de los hechos narrados posibilita que el número de las fuentes, sobre todo cantares de gesta, sea mayor en esta parte de la obra.

    Hubo una tercera parte, continuación de las dos anteriores, auspiciada por el rey Alfonso XI, finalizada hacia 1340, siete décadas después del inicio de la Crónica.

Imagen de www.oronoz.com



Grande e General Estoria

Empresa historiográfica de criterio exhaustivo, a diferencia del utilizado en la Estoria de España, con propósito de narrar la historia del mundo desde su creación hasta los tiempos del rey Alfonso. De cada acontecimiento reseñado se presentan informaciones de fuentes muy diversas, concatenados los datos para ofrecer cuantas versiones hayan del mismo sucedido; siendo prioritaria la unión temática antes que la exactitud cronológica. Entre las principales fuentes aparecen los Cánones crónicos de Eusebio de Cesarea ampliados por san Jerónimo, con las modificaciones incluidas por san Agustín y san Isidoro en lo relativo a la división del mundo en seis edades distintas.

    Primera edad: Desde el génesis bíblico y la creación del mundo hasta Moisés, dando cabida a los hechos más importantes de los imperios antiguos de Egipto, Asiria, etc.

    Segunda edad: Llega hasta la muerte del rey David, incluyendo noticias contenidas en las Metamorfosis y las Heroidas de Ovidio, y el relato de la historia de Tebas, los trabajos de Hércules y la destrucción de Troya.

    Tercera edad: Desde las enseñanzas de los Salmos hasta el profeta Ezequiel, incorporando la vida y obra del rey Salomón, junto a otros episodios del Antiguo Testamento, las peripecias de Ulises y la cronología de los reyes de Bretaña.

    Cuarta Edad: Desde la época de Daniel al Eclesiástico (Libro de la Iglesia o Libro de la Sabiduría de Jesús), centrado en los imperios de Babilonia, Persia, Egipto, Grecia y Roma, y las hazañas de Alejandro Magno.

    Quinta edad: Narra la historia de los Macabeos, junto con una traducción de la Farsalia de Lucano y la  historia de Roma hasta el nacimiento de Cristo.

    Sexta edad: La más fragmentada, habla de los profetas y de la genealogía de la Virgen María.

    La Historia scholastica, de Pedro Coméstor y las Antigüedades judaicas de Josefo, aportaron su ciencia junto a varios comentarios sobre la Biblia.



Desconocida la fecha de inicio de esta Historia Universal, se supone comenzada en 1272 y concluida a la muerte del rey, en 1284.

    Explica su propósito el propio rey:

Yo don Alfonso [...] después que ove fecho ayuntar muchos escritos e muchas estorias de los fechos antiguos escogí d'ellos los más verdaderos e los mejores que ý sope e fiz ende fazer este libro. E mandé ý poner todos los fechos señalados tan bien de las estorias de la Biblia como de las otras grandes cosas que acaecieron por el mundo desde que fue començado fasta'l nuestro tiempo.

    La narración es de principio a final coherente, bien enlazada y fluida en su lectura.

Imagen de www.spanisharts.com



Ambas historiografías, Estoria de España y Grande e General Estoria fueron redactadas con una notable riqueza expresiva, lo que dotó a las construcciones sintácticas de complejidad y exactitud. En ellas varía por completo el sentido precedente en la redacción de textos históricos: huye de las explicaciones y pasa a incorporar documentos y testimonios cercanos a los hechos que estudia. Así lo declara: "Mandamos ayuntar quantos libros pudimos auer de istorias, e que alguna cosa contassen de los fechos d'Espanna".

* * *



Tratados de Jurisprudencia y Legislación

El ocupar un territorio, despoblado, abandonado o habitado, con la necesidad de su repoblación, supone la aplicación de una normativa, legítima en principio, al cabo legal, que haga confluir la costumbre, el derecho consuetudinario expresión de usos y tradiciones, con la aportación jurídica del nuevo dominio asentado en textos escritos. Los Fueros y las Cartas puebla fueron los más importantes textos legales en los reinos de Castilla y León.

    Los Fueros eran la recopilación de los privilegios de cada localidad; las Cartas puebla eran documentos que protegían la repoblación de los lugares fronterizos; tan abundantes durante la Reconquista.



Las Siete Partidas

El origen de Las Siete Partidas (o simplemente Partidas), libro de referencia legal para legisladores y jueces, ha de situarse en el reinado de Fernando III el Santo, momento en el que, auspiciado por este monarca, dio inicio la tarea unificadora de los instrumentos legales de Castilla y León hasta entonces vigentes. Él mandó traducir al romance el Liber iudiciorum (o Lex Visigothorum), cuerpo legal ordenado por el rey visigodo Recesvinto, promulgado en 654 y completado por el también rey visigodo Ervigio en 681, que una vez corregido y adaptado pasó a llamarse Fuero Juzgo, de aplicación en todos los territorios de la Corona, incluidos los reconquistados a los musulmanes como Murcia y gran parte de Andalucía. A partir de este cuerpo legal emergió el Setenario, que fue ultimado en la época de Alfonso X, hijo y sucesor de Fernando III; por lo que el Setenario puede considerarse el embrión de Las Siete Partidas. Con anterioridad a esta obra jurídico-legislativa, se habían elaborado en la corte de Alfonso X otros textos con idéntica pretensión, siendo los principales el Espéculo (también denominado Libro de las Leyes o Libro del Fuero) y el Fuero Real (o Fuero de las Leyes), probablemente fechados en 1255.

Imagen de www.personal.us.es



Las Siete Partidas es una gran recopilación legal cuya primera versión data entre el 23 de junio de 1256 y el 28 de agosto de 1265. El contenido se ocupa de las relaciones entre los súbditos en todos los aspectos de la vida pública, bajo el principio de jerarquía. La Primera Partida se ocupa de la religión y el estado eclesiástico; la Segunda Partida de los reyes y grandes señores, incluyendo la guerra y los estudios y conocimientos; la Tercera Partida de la administración de justicia; la Cuarta Partida del matrimonio y las relaciones de parentesco; la Quinta Partida de la actividad mercantil; la Sexta Partida de los testamentos y las herencias; y la Séptima Partida de los delitos y las penas.

    Las letras iniciales de cada Partida componen el nombre de Alfonso.

    Todas las facetas humanas se hallan registradas en este cuerpo legal; de ahí que sea extraordinaria, plena de detalles, la información suministrada sobre la vida cotidiana de personas y el funcionamiento de las instituciones.

    Los autores materiales más destacados, puesto que no únicos, de Las Siete Partidas son los maestros Jacobo Ruiz, Roldán y Fernando Martínez y el notario Juan Alfonso. Para constituirlas en su finalidad, acudieron a textos legales precedentes castellanos, a obras de Derecho Romano (el Código de Justiniano), al Eclesiástico (el Decreto de Graciano y las Decretales Pontificias), además de otros textos de raigambre como las Etimologías, de san Isidoro o la Biblia. Por lo que Las Siete Partidas recogen ámbitos de vida de todas las épocas anteriores al siglo XIII castellano-leonés, y de distintos lugares del occidente medieval.



Otros textos legales

La actividad legisladora de Alfonso X comprende otros textos legales, de carácter más técnico y específico que las Partidas, tales como las Leyes para los adelantados mayores, las Leyes nuevas, los Ordenamientos de las tafurerías o las Leyes del estilo et declaraciones sobre las Leyes del Fuero.

* * *



Libros de Juegos

El Libro del ajedrez, dados y tablas con sus explicaciones ordenadas por el rey Alfonso el Sabio, fechado en 1283, es el texto más antiguo sobre estos juegos, en especial el ajedrez, introducido por los árabes en España, que alcanzó una enorme difusión. Este tratado, profusamente ilustrado con 150 miniaturas, consta de 98 folios de pergamino, y está dividido en siete partes; la primera de ellas dedicada al ajedrez. Se conserva en la Biblioteca de El Escorial.



Imágenes de www.libroraro.es



De la época alfonsina también es la apariencia y significado de las figuras del juego de ajedrez.

Imagen de www.planetasapiens.com

* * *



Literatura y Traducciones

Con Alfonso X la prosa castellana alcanza su plena madurez, independizándose definitivamente de la lengua latina. Dignifica el romance castellano como lengua literaria con identidad propia y trascendencia de tiempo y espacio, con intencionalidad política en su uso y difusión. Con esa idea desplaza el eje de la lengua hasta entonces en Burgos, la Vieja Castilla, lo traslada a Toledo, Castilla la Nueva.

    Su producción lírica es personal, y en ella sobresale las Cantigas a Nuestra Señora, 427 poemas en loor de la Virgen, escritas en galaicoportugués, en esos momentos la lengua por excelencia de la poesía culta española.



Movido por un afán netamente intelectual, Alfonso X atendió con presteza las necesidades de traducción de obras pedagógicas de la sabiduría árabe y hebrea, principalmente, para mejor difundirlas a toda Europa. Para lo que encareció el desarrollo del centro traductor ya existente en Toledo, organizado por Raimundo de Sauvetat o de Toledo, arzobispo de la misma, que a partir de 1126 fomentó tal actividad docente con reputados maestros de la traducción como Domingo Gundisalvo, Juan Hispalense (o Juan Sevilla), españoles ambos, el primero mudéjar, el segundo judeoconverso; Gerardo de Cremona, italiano de la dicha localidad, o Miguel Scoto, escocés.

    La Escuela de Traductores de Toledo pronto cobró fama en todo el orbe cristiano, puesto que en ella, además de la especialización traductora en obras de orden legislativo y astronómico y de tratados de física, alquimia y matemáticas, también se fomentaron los estudios filosóficos y científicos, a guisa de universidad en tiempos donde comenzaban a surgir esas instituciones docentes. Y a la par que el aliento a la Escuela de Traductores de Toledo, el rey Sabio constituyó en Sevilla las Escuelas Generales (Studii) de latín y de arábigo, año 1254; y en 1269 la Escuela de Murcia, en la que se incidiría en la ciencia matemática.

    En una primera fase las traducciones se realizaban al latín; pero en una segunda fase fue el castellano el idioma elegido para la divulgación didáctica, y gracias a esta elección la lengua romance pasará a ser vehículo de conocimiento a todos los niveles, en igualdad de condiciones que el latín, y no sólo medio de expresión simple y vulgar.

Imagen de www.slideshare.net
-------------------------



Aparte de sus loadas y generalmente reconocidas aspiraciones culturales, el rey Alfonso X pretendió ceñir la corona imperial alemana; se consideraba legítimo heredero a la misma por el parentesco de su madre, Beatriz de Suabia, con los Staufen o Hohenstaufen, dinastía de emperadores del Sacro Imperio Romano Germánico. A fuerza de obstinación y dinero, entonces como ahora argumento de mucho peso, consiguió el aprobado de los electores en 1257; pero ni el Papa Alejandro IV ni la nobleza alemana aceptaron el nombramiento, con lo que el acto de posesión de la corona imperial no llegó a producirse.



    En el batallar contra los árabes aún asentados en la Península, lo más notorio durante el reinado de Alfonso X fue la reconquista de algunas poblaciones del valle del Guadalquivir, como la plaza de Niebla, donde por primera vez desde la invasión las tropas musulmanas utilizaron cañones y pólvora en combate; el mantenimiento de las ciudades de Córdoba, Murcia, Jaén y Sevilla, y territorios aledaños, tomadas por su padre, Fernando III el Santo; y el cobro al rey nazarí de Granada de un tributo anual.




Artículo complementario

    Orden Naval de Santa María de España

 

Artículos relacionados

    Don Pelayo y la batalla de Covadonga

    La reina Isabel la Católica

    El rey Fernando el Católico

    La rendición de Granada

    La Reconquista en el Estrecho

    El rey Fernando III el Santo

    Lo que el mundo le debe a España

viernes, 27 de marzo de 2015

Ese merecido descanso

 

El hombre conoce el descanso, tal es su afán de rendirse al sueño. Ese sueño que ha buscado encontrar a lo largo de un día incesante de actividad.
    Ha cedido el cuerpo al sueño reparador, a la pausa cotidiana que acaba al despuntar la mañana en el inmediato horizonte. A su lado, plácido, la sosegada compañía del asociado en las tareas.
    Son las horas oscuras un remanso expresionista de aceptado tránsito del día anterior al siguiente; sin atisbo de doliente resignación.
    Buen sueño en la noche que la Luna arropa. Al lado del hombre y sus aperos el entretenido aliado de las horas diurnas, recorriendo, silente también, la descansada tierra de labor.



Rafael Zabaleta: La noche (1952).

miércoles, 25 de marzo de 2015

Memoria recobrada (1931-1939) IV

 

Recordemos aquello que fue y por qué sucedió. En esta entrega se pone de manifiesto el intento unificador de la izquierda en torno al designio de la Komintern (Internacional Comunista); la vesania criminal en la provincia de Málaga durante la dominación frentepopulista (republicana o roja, a voluntad la denominación); la extensión del terror a sus promotores; la ampliación de los datos sobre la organización del asalto armado revolucionario a mediados de 1936; y las torturas ideadas y desarrolladas en las checas. 

El objetivo de la unidad en la izquierda

En marzo de 1936, las circunstancias favorecían la política de infiltración comunista dentro del socialismo, siguiendo consignas internacionales. El ala radical del PSOE encabezada por Francisco Largo Caballero, era un magnífico campo de cultivo.
    El 4 de marzo, el Comité Central del Partido Comunista fue muy claro al proponer la ruptura con el Frente Popular y "la instauración de la dictadura del proletariado en la forma de soviets (o sóviets)", según carta publicada al día siguiente en el órgano de comunicación comunista Mundo Obrero.
    Como respuesta, el 19 de marzo, Claridad, diario de Largo Caballero y los bolcheviques del PSOE, publicaba un "Proyecto de reforma del Partido Socialista Obrero Español". Se rechazaba en él la "ilusión" de que la revolución proletaria socialista pudiera llevarse a cabo  "reformando el estado social vigente", por lo que el único camino posible era el de "destruirlo de raíz". ¿Cómo? "Por cualesquiera medios que fuesen posibles", entre los que figuraba la "supresión de los Ejércitos permanente y el armamento general del pueblo". El documento terminaba pidiendo la unificación del proletariado, y consecuentemente del Partido Socialista y  el Comunista, con el que a tal fin ya se habían iniciado conversaciones.
    Este camino de la unificación ya estaba logrado en el mundo sindical y ahora procedía allanarlo en el de las respetivas Juventudes. El proceso de fusión lo patrocinaban, principalmente, el caballerista Julio Álvarez del Vayo y el agente de la Komintern Vittorio Codovila, alias Medina; actores subordinados serán el secretario de la Federación de Juventudes Socialistas, Santiago Carrillo, y el de la Unión de Juventudes Comunistas, Trifón Medrano.
    El dirigente socialista Luis Araquistáin escribiría posteriormente, en referencia a las reuniones que se celebraban en el domicilio de Álvarez del Vayo: "Fue allí donde se organizó el viaje a la Meca moscovita; y allí donde quedó convenido entregar al comunismo la Juventud Socialista, la nueva generación trabajadora de España".
    El 4 de abril se firmaban las bases generales para la unión de las dos Juventudes, documento que publicaría Mundo Obrero. Al día siguiente se celebraría un gigantesco mitin en la Plaza de Toros de Madrid, donde una inmensa multitud protegida por milicianos uniformados aplaudió frenética las más delirantes exaltaciones de la violencia. Largo caballero, en su tono habitual, afirmó: "La clase obrera marcha a la dictadura del proletariado a pasos de gigante"; si puede "lo hará pacíficamente"; si no, "por encima de todos los obstáculos".
(Luis Araquistáin, El comunismo y la guerra de España, p. 9, Imprenta de Travailleurs Reunís, Carmaux, 1935.  Juan Simeón Vidarte, Todos fuimos culpables, pp. 56 y 57, Tezontle, Méjico, 1973. José Manuel Martínez Bande, Los años críticos, pp. 160 y 161, Ediciones Encuentro, Madrid, 2007. Diario Claridad en las fechas citadas y posteriores).
-----------------------------

La formación de un Ejército Rojo

El PSOE dirigido por los bolcheviques, con la figura relevante de Francisco Largo Caballero al frente, aspiraba a contar con un ejército revolucionario. Para alcanzar sus objetivos, el PSOE y sus aliados precisaban una fuerza equiparable a un verdadero Ejército, por supuesto revolucionario o "rojo", ya constantemente invocado durante las jornadas bélicas de la Revolución en Asturias.
    Iniciado el mes de abril de 1936, el afán de poseer esa milicia eficaz, aguerrida, bien armada y disciplinada, se hacía acuciante. El 2 de abril, Claridad, órgano de comunicación socialista al servicio de la facción bolchevique de Largo Caballero, había pedido la urgente constitución de las "milicias del pueblo", que deberían organizarse "hasta la última aldea de España". Se invocaba su necesidad: "Sólo si nos ven fuertes y resueltos nos respetarán".
    El 10 de abril el comunista José Díaz puntualizaría: "Queremos una sola milicia. Ni camisas rojas ni camisas azules; una sola milicia que sea embrión del Ejército rojo de España".
    Pero las milicias no se unificarían como los sindicatos y las Juventudes, aunque proliferasen. Los socialistas continuarían con sus milicias y su "Motorizada" y los comunistas con sus MAOC. Ni unos ni otros estaban dispuestos a debilitar sus grupos.
(José Manuel Martínez Bande, Los años críticos, pp. 161 y 162, Ediciones Encuentro, Madrid, 2007. Diario Claridad en las fechas citadas y posteriores).
-----------------------------

La CNT no quiere unirse al pacto PSOE-PCE-UGT

En Zaragoza, el 1 de mayo de 1936, se inauguró un Congreso extraordinario de la CNT, dentro de cuyo temario figuraba el examen de la Revolución de Octubre (de 1934).
    El juicio emitido sobre aquella Revolución fue contundente: los socialistas la planearon como fruto de "su iracundia por haber sido arrojados del poder" (en las elecciones de 1933; detrás de ellos, al acecho y a la espera de recoger futuros beneficios, estaban Manuel Azaña y Lluís Companys. Si la UGT deseaba marchar unida con la CNT debería aceptar la doctrina de ésta, anarquista; es decir, "destruir completamente el régimen político y social que regulaba la vida del país", y, en definitiva, establecer Comunas Autónomas Libertarias (el comunismo libertario), que administrasen la riqueza tras "la abolición de la propiedad privada, del Estado, del principio de autoridad y de las clases sociales".
    Era el sueño por la unidad proletaria, deseo máximo de Largo Caballero, pero de imposible cumplimiento. El 13 de mayo, forzando la realidad al estilo socialista, en un discurso pronunciado en Madrid, Largo Caballero declaraba que costaría trabajo la unificación con la CNT pero que había que lograrla a toda costa: "Entonces no habrá en España ninguna fuerza, por muy armada que esté, que pueda con nosotros". Días atrás se le había dado la respuesta: el 24 de abril Solidaridad Obrera, órgano anarquista, había escrito que el bolchevique Largo Caballero era "un dictador en embrión, que favorecería la hegemonía absoluta del Partido Socialista en el caso de una insurrección triunfante de la clase obrera".
(Las sesiones de este Congreso de la CNT figuran en los números de Solidaridad Obrera, hasta el del 9 de mayo inclusive. José Peirats, La CNT en la Revolución Española, tomo I, pp. 117 a 133, Ed. Ruedo Ibérico, Paris, 1971. José Manuel Martínez Bande, Los años críticos, p. 162, Ediciones Encuentro, Madrid, 2007).
-----------------------------

La Málaga del Frente Popular

Triunfante la revolución en Málaga, con los elementos más extremistas y sanguinarios del Frente Popular y añadidos excarcelados por delitos comunes adueñados de la situación y el destino de personas y bienes, en la capital y su provincia se cometieron toda clase de desmanes. Como prólogo, la famosa calle Marqués de Larios, en la capital malagueña, fue quemada por las turbas de un extremo a otro. A continuación y durante casi siete meses, hasta el 8 de febrero de 1937, la misma turba protagonizó el masivo asesinato de civiles (imposible de cuantificar el número exacto de víctimas debido a la desaparición de los cadáveres arrojados al mar y otros descuartizados o devorados por animales hambrientos), seleccionados por el mero hecho de ser consideradas "de orden".
    Con todo, los crímenes más terribles se produjeron en los pueblos de la sierra. Todos los sacerdotes y monjas cayeron muertos sin piedad con los métodos empleados por los "monfíes"  bandoleros moriscos que solían actuar en cuadrillas; salteadores y criminales para los cristianos de la guerra de las Alpujarras, que describe el cronista Luis del Mármol Carvajal en su famoso libro sobre el tema. Les quitaban la piel de las rodillas y les mantenían arrodillados antes de darles muerte arrojándolos a los pozos de cal viva.
    Llegado el Ejército Nacional a las puertas de Málaga la huida de dichos elementos y de parte de la población civil, engañada que al cabo retornó al estar exenta de delitos de sangre o cómplice con la barbarie, fue a la desbandada.

* * *

El entonces alférez de navío Enrique Manera, comandante del submarino B-4 de la autodenominada Flota Roja, ha dejado escrito lo siguiente sobre los últimos días vividos por él en Málaga (hospitalizado), previos a la entrada de las tropas nacionales.
    "Uno de los hechos más trágicos de la conquista de Málaga fue la columna de fugitivos civiles que marchaban por la carretera hacia Motril. El capitán de navío don Pedro Recacho, que entonces era teniente de navío y mandaba parte de las baterías de 120 mm. del crucero Canarias, me contó hace tiempo que hicieron algún disparo a vehículos sospechosos pero que no dispararon sobre la columna de fugitivos.
    "Estos llegaron destrozados a Almería y desde allí fueron trasladados en camiones a las poblaciones marítimas más cercanas. Yo estaba en aquellos días en Alicante y contemplé la llegada de los fugitivos de Málaga. Constituía un terrible espectáculo. Llegaban todos sucios y destrozados en verdaderos harapos; las mujeres con los niños en brazos. Los pequeños, como no habían sido lavados, llevaban la poco ropa pegada a la piel despidiendo un mal olor terrible. El aspecto del conjunto era de gitanería.
    "La gente de la ciudad los contemplaba con horror. Fueron tratados al principio con humanidad, pero con miedo, pues sus aspectos no eran nada tranquilizantes, pues tenían fama de haber cometido toda clase de tropelías. La verdad que, al poco tiempo de estar allí, los que se quedaron refugiados en la zona se comportaban desvergonzadamente y, como ladronzuelos y abusones, desaparecieron poco a poco, negándose los alicantinos a admitirlos. Su presencia no era de fugitivos de guerra sino de malhechores huidos, en contraste con los tranquilos, trabajadores y limpios alicantinos.
    "Recuerdo que al mismo tiempo que vi a estos desgraciados, pasó con dirección a  Almería una columna de camiones llevando una Brigada Internacional con muy buen aspecto militar, limpios y aseados, y que contemplaban a los fugitivos con verdadero horror.
    "Esta huida masiva estaba justificada por el temor a que los nacionales tomaran represalias por los horrores cometidos en Málaga con increíble salvajismo.
    "Yo estuve allí en los días que precedieron a la conquista de Málaga, hospitalizado por las heridas recibidas en un bombardeo, y unas enfermeras que eran unas buenas chicas- me contaban los "paseos" que se habían llevado a cabo aquella noche. Algunas de ellas habían tropezado con más de 20 cadáveres, muchos de mujeres a las que se perseguía con verdadera saña. Recuerdo que una vez oí gritar por los pasillos: ¡Hemos cogido a la marquesita! No sé de quién se trataba, pero la desgraciada, que estaba escondida, cayó en poder de sus asesinos que la trataron como puede suponerse.
    "Los crímenes cometidos en Málaga y su provincia y la saña demostrada por los asesinos justifican la enorme columna de fugitivos, entre los que figuraban muchos de aquellos energúmenos de ambos sexos. Nada semejante ocurrió en otras ciudades liberadas donde las columnas nacionales eran recibidas como tales liberadoras y, en general, los habitantes se quedaban en sus casas.
    "Por todo ello, los que románticamente y de buena fe se quejan de las represalias y juicios llevados a cabo por los nacionales después de la toma de Málaga, desconocen u olvidan el cúmulo de hechos delictivos y los salvajes horrores a que fue sometida Málaga en los meses de dominio anarquista y marxista".
(Testimonio de Enrique Manera Regueyra, citado en La guerra silenciosa y silenciada, Fernando y Salvador Moreno de Alborán y de Reyna, Volumen III, pp. 1547-1548, Madrid, 1998. Archivo Histórico de la Armada. Expediente Colomina. Fernando y Salvador Moreno de Alborán y de Reyna, La guerra silenciosa y silenciada, Volumen III, pp. 1478-1479, Madrid, 1998).
-----------------------------

El terror también alcanza a los que lo fomentan y practican

Los anarquistas habían comenzado a denunciar los métodos brutales (el terror) utilizados por el Frente Popular desde el verano de 1936 (aunque ellos tardaron un año en protestar). La misma palabra e idéntico concepto, "terror", pasará de boca en boca de los socialistas a partir de 1938. En el Archivo Largo Caballero se guarda la denuncia del comisario político de la Zona Centro, el socialista Piñuela: "Una organización caciquil que maneja los ascensos y los castigos. Un sistema de terror que no se detiene ni ante la eliminación de los elementos disconformes, que después figuran en los partes como culpables de haber intentado pasarse a las filas enemigas". Piñuela se refería al Partido Comunista, evidentemente. La presión comunista sobre el conjunto de fuerzas del Frente Popular era brutal; aunque consentida y quizá potenciada por elementos socialistas de relieve como Largo Caballero y Negrín.
    A finales de marzo de 1938 varios líderes socialistas se reúnen en casa de Juan Negrín, presidente del Gobierno. Julián Zugazagoitia, ministro de Gobernación, le espeta: "¡Basta de comedia, don Juan! Nuestros camaradas en el frente están siendo asesinados porque se niegan a aceptar mandos comunistas". Negrín contesta con el convencional pero terriblemente cierto argumento de la necesidad: el concurso soviético es imprescindible para sostener la guerra. Y Negrín desea por encima de todo mantener viva la guerra prolongándola hasta que se tornen favorables las circunstancias, pese a quien pese, suceda lo que suceda en su propio bando. Sucede esta declaración de sumisión al poder comunista a la vez que los comunistas han emprendido una campaña de aniquilación política contra Indalecio prieto, a la sazón ministro de Defensa, para destituirlo acusándole de derrotismo. Lo consiguen en breve.
    El 5 de abril de 1938 se constituye el segundo gabinete Negrín. El cambio sustancial es que el propio presidente del Gobierno, Juan Negrín, toma el control de la cartera de Defensa, que incluye también al SIM (servicio de información militar). Las carteras claves de la represión, Gobernación y Justicia, fueron asignadas a dos socialistas de tendencia pro soviética: Paulino Gómez y Ramón González Peña.
    Paulino Gómez había sido delegado de Orden Público en Cataluña tras los sucesos de mayo de 1937. Ramón González Peña, significado opositor a Largo Caballero en la UGT. Otro destacado socialista, bolchevique y hombre de confianza de Moscú, Julio Álvarez del Vayo, ocupa el ministerio de Estado (asuntos exteriores), al que vuelve. Los comunistas siguen reservándose las carteras de captación entre la clase obrera, Agricultura y Trabajo. Forma parte de este segundo gabinete Negrín un anarquista y se mantiene a varios republicanos, entre ellos y en Hacienda a Méndez Aspe, elemento de absoluta confianza de Negrín y, según todos los testimonios, pieza clave de los manejos financieros del presidente del Consejo de Ministros. Es el gobierno que Negrín elige para afrontar el epílogo de la guerra, resguardado de las críticas y las adversidades en su delirio resistente, expoliador y de obediencia al poder comunista.
(Julián Zugazagoitia, Guerra y vicisitudes de los españoles, Librería española, París, 1968. Indalecio Prieto, Yo y Moscú, p. 38, Madrid, 1955. Indalecio Prieto, Convulsiones de España, pp. 27 y ss. Oasis, México, 1968.  José Javier Esparza, El terror rojo en España. Epílogo: el terror blanco, pp. 329-331, Áltera, 2007).
-----------------------------

Ampliación del contenido de las informaciones confidenciales (circulares secretas) números 3 y 22, previamente publicados en la segunda entrega

Informe confidencial n.º 3.
Instrucciones y contraseñas
Con objeto de controlar debidamente los últimos detalles del movimiento, desde el próximo tres de Mayo sólo podrán cursar órdenes los agentes de enlace, que se entenderán entre sí por medio del cifrado "E.M.M. - 54 - 22".
    Los jefes locales deberán dar verbalmente las órdenes al Comité. La contraseña general es:
1-2 en 1:Orden de comenzar la movilización.
2-1 en 2: Orden de comenzar el movimiento.
2-2 en 1: Orden de comenzar el asalto a los puntos determinados.
2-3 en 5: Apresamiento general de contrarrevolucionarios.
2-3 en 3: Movilización sindical.
2-5 en 4: Huelga general.
2-6 en 5: Actos de sabotaje, voladuras de líneas férreas.
1-3 en 2: Aplazamiento del movimiento.
Del 1 al 10: Orden de aprovisionamiento.
10-0: La organización está a punto.
0-0: Cierre de fronteras y puertos.
1-1: Ejecución de los que figuren en las listas negras.
    Todas estas órdenes se darán en días víspera del movimiento 10 de Mayo o 29 de Junio a las doce de la noche desde la estación emisora instalada en la Casa del Pueblo de Madrid, cuya longitud de onda es casi igual a la de Unión Radio de Madrid.
    Organización de Madrid. Se divide en los siguientes radios:
A-B- Chamartín de la Rosa, depósito de la Casa del Pueblo de este punto.
C y D- Cuatro Caminos: Depósito en el Círculo Socialista de la barriada.
E y F- Distrito de Palacio: Depósito en la imprenta de Mundo Obrero.
G y H- Distrito de la Universidad: Depósito en la redacción de El Socialista.
I y J- Distrito de la Latina: Depósito en el Círculo Socialista del distrito.
K y L- Distrito del Hospicio: Depósito en la Casa del Pueblo Secretaría 1, 2, 5, 7.
M y N- Distrito de la Inclusa: Depósito en la Agrupación Socialista.
Ñ y O- Distrito de Pardiñas: Depósito en Castelló n.º 19, Garaje.
P y Q- Distrito del Sur: Depósito en Asociación Socialista de Vallecas.
R y S- Carabancheles: Depósito en los Círculos Socialistas.
T, U, V, X, Y, Z: Centro de Madrid: Depósito en la Casa del Pueblo, Secretarías números 2, 4, 6, 8 y del 10 al 20 y el salón terraza.
    Plan a seguir en Madrid: El comienzo del movimiento lo señalarán cinco petardos que estallarán al anochecer. Inmediatamente se simulará una agresión fascista al centro de la C.N.T. declarándose la huelga general y sublevándose en el interior de los cuarteles los soldados comprometidos. Los radios comenzarán a actuar, encargándose los T, U, V de la toma del palacio de comunicaciones, Presidencia y Guerra. Los distritos asaltarán las comisarías y los X, Y, Z la Dirección General de Seguridad. Un radio especial compuesto exclusivamente de ametralladoras y bombas de mano irá al Ministerio de la Gobernación atacándolo por los itinerarios siguientes: Carretas, Montera, Mayor, Correos, Paz, Alcalá, Arenal, Preciados, Carmen, San Jerónimo. Los radios actuarán con 50 células de 10 hombres cada una y en las calles de segundo y tercer orden y con dos células solamente en las calles de primer  orden y paseos.
    Las órdenes son de ejecución inmediata de los detenidos antirrevolucionarios. Lo revolucionarios del F.P. serán invitados a secundar el movimiento y en caso de negarse a ello los expulsarán de España.

* * *

Informe confidencial n.º 22 
Se confirman las fechas 11 de Mayo o 29 de Junio para la iniciación del movimiento subversivo según el resultado de las elecciones de Presidente de la República, según se indica en el informe anterior.
SOVIET NACIONAL.- Presidente = Largo Caballero. Comisario del Interior = Hernández Zancajo, socialista. Id. Exterior = Luis Araquistáin, socialista. Id. Trabajo = Pascual Tomás, socialista. Id. Instrucción = Eduardo Ortega Gasset, del Socorro Rojo Internacional. Id. Agricultura = Zabalza, socialista. Id. Hacienda = Julio Álvarez del Bayo, socialista. Id. Guerra = Teniente Coronel Mangada. Id. Marina = Jerónimo Bujeda, socialista. Id. Ejército Rojo = Francisco Galán, comunista. Id. Ferrocarriles = Álvarez Angulo, socialista. Id. Industria = Baraibar. Id. Comercio = Vega, del Socorro Rojo Internacional. Id. O.P. = José Díaz, comunista. Id. Propaganda y Prensa = Javier Bueno, socialista. Id. Justicia = Luis Jiménez Asúa, socialista. Asesor de la Presidencia = Ventura, delegado de la III Internacional.
    La Plana Mayor del movimiento estará constituida por Largo Caballero, Hernández Zancajo y Francisco Galán. Los enlaces de la forma siguiente: (citados en la 2.ª entrega).
MILICIAS.- Se dividen en tres clases, según la misión que tienen asignada:
Las de Asalto.- Cuya función es ofensiva.
Las de Resistencia.- Cuya función son los servicios complementarios.
Las Sindicales.- Cuyo motivo es la huelga general.
El número aproximado de estas fuerzas en toda España es: (citado en la 2.ª entrega. El número de las fuerzas sindicales se desconoce).
El número aproximado de armas que tienen son:
Armas largas de todas clases: 250.000.
Pistolas ametralladoras: 30.000.
Ametralladoras: 250.
Dinamita para equipar a 20.000 hombres.
 
    La organización de resistencia tiene solamente armas cortas.
MANDO GENERAL DE LAS MILICIAS.- Jefe Superior = Santiago Carrillo. Jefe Euzkadi = Fulgencio Mateos, de Bilbao. Id. Castilla = Luis Azcázaga y Bruno Alonso. Id. Extremadura = Nicolás de Pablo. Id. Andalucía = Fernando Bolaños. Id. Asturias = Graciano Antura. Id. Cataluña = Miguel Valdés. Id. Levante = Sapia. Id. Galicia = Fernando Osorio. Id. Aragón = Castillejos. Id. Baleares y canarias = No tienen.
RADIOS Y CÉLULAS.- Las Radios se componen de mil hombres y las Células de 10 y el Jefe.
ZONAS DE ASALTO.- Son: Madrid, Asturias, Extremadura, Cataluña, Andalucía, Galicia, Alicante, Santander, Zona Minera y Fabril de Vitoria, Pasajes y Mondragón en Guipúzcoa, Murcia, Barruelo, Reinosa y Logroño. El resto de España es zona de resistencia.
-----------------------------

Algunos métodos de tortura en las checas

Nos referimos a las torturas bajo techo, a cubierto, al margen de miradas curiosas, casuales, incómodas, testificales o acusadoras; sin ser exhaustiva su enumeración.
    Las checas eran centros de detención, retención y aislamiento (en menor medida directamente el asesinato), presididos por la violencia y la codicia. En ellos se practicaba la represión física, intelectual y moral, estando el preso completamente indefenso ante la arbitrariedad de su captura, trato vejatorio y cruel, la rapiña de los objetos que portara encima y el encierro indefinido e incomunicado.
    Las checas contaban con diferentes celdas ideadas para la tortura física tanto como psicológica; a lo que se unía la falta de higiene, el frío y la escasez de alimentos. Veamos significativos ejemplos de celdas.
    Las celdas armario consistían en tres estructuras de madera de aproximadamente 50 centímetros de ancho por 40 de profundidad; el techo era de madera corrediza, regulable en altura para obligar al preso a permanecer encogido y con la cabeza inclinada; en el fondo había un saliente inclinado de 13 centímetros y a una altura de 65, para que el preso se pudiera apoyar pero no sentarse.
    Las celdas confesionario consistían en una serie de pequeños departamentos sin techo ni puertas y con una cortina a la entrada; con un potente reflector se enfocaba al prisionero para interrogarle.
    En la celda nevera, o la nevera, el detenido era sometido periódicamente a duchas de agua helada.
    En la celda de castigo las paredes y el mobiliario estaban inclinados; el preso era sometido a un juego de luces con la finalidad de trastornarlo psíquicamente.
    El huevo era una celda ovalada o circular de un metro y veinte centímetros de diámetro.
    La celda diabólica tenía el suelo estaba cubierto de ladrillos verticales, colocados en forma de la letra T, que impedían arrodillarse, sentarse o pasear, obligando al prisionero a permanecer en pie o apoyado contra la pared o a desplazarse dando pequeños saltos con los pies torcidos; no había cama, únicamente un asiento de un metro de altura adosado a la pared, también inutilizable (salvo a fuerza de flexionar los brazos mientras se aguantara) porque estaba inclinado y era liso. Una variante de esta celda tenía las paredes pintadas con figuras geométricas de colores muy vivos. Otra variante presentaba una cama inclinada en tal grado que el agotado caía a un suelo de cemento rallado, resquebrajado y lleno de aristas destinado a herir el cuerpo.
    Se construyeron celdas con tejados de vuelta que producían eco o resonancias; se instalaba un metrónomo que funcionaba constantemente ocasionando trastornos mentales.
    En otras celdas se aplicaba la luz como tortura principal; al prisionero se le sentaba y ataba adaptándole un mecanismo metálico alrededor de los ojos que le impedía parpadear; a continuación se encendía una luz durante el tiempo de permanencia de la víctima provocándole alteraciones visuales entre otras relacionadas con la tortura.
    Todas las celdas eran de dimensiones inhumanamente reducidas.
    Además de las celdas propiamente dichas, existían unas salas de tortura especializada.
    La silla eléctrica consistía en el armazón metálico del asiento de un coche conectado a unos hilos conductores, por vía subterránea, del fluido eléctrico. Los torturados eran sometidos a lentas quemaduras. Una variante empleada era la del casco eléctrico, donde dos electrodos instalados en un secador de cabello producían convulsiones. Además de los padecimientos imaginables, se añadía el provocado por un foco potente que durante todo el proceso iluminaba a la víctima.
    Otra tortura física habitual consistía en colgar al detenido por los pies de una argolla, de manera que la cabeza se sumergía dentro de un recipiente con agua; las víctimas tenían que mantenerse flexionadas para evitar ahogarse. Las porras de perdigones y los látigos solían acompañar la puesta en escena del tormento.
(Indagaciones del periodista e historiador César Alcalá en diversas obras: Las checas del terror, Ed. LibrosLibres, Madrid, 2007. Las checas de Barcelona, Ed. Belacqua, Barcelona, 2005. Persecución en la retaguardia, Ed. Actas, Madrid, 2001. Causa General: Testimonios, Akrón, Astorga (León), 2008. 
    Cualquier fuente de la época, nacional o frentepopulista (republicana), que por un motivo u otro, denunciador o burlesco, informaba al respecto. César Vidal: Checas de Madrid, Ed. Carroggio-Ed. Belacqua, Barcelona, 2003. José Javier Esparza, El terror rojo en España. Epílogo: el terror blanco, ED. Áltera, Barcelona, 2007.  César Vidal, Paracuellos-Katyn, Ed. LibrosLibres, Madrid, 2005. Félix Schlayer, Matanzas en el Madrid republicano, Éd. Áltera, Barcelona, 2005. José María Fontana, Los catalanes en la guerra de España, Grafite Ediciones, Baracaldo (Vizcaya), 2005. Entre otras, numerosas y bien documentadas, fuentes.
-----------------------------

El trato en las checas


Se afirma que donde más brutalmente actuaron los chequistas fue en Barcelona. Es cierto en cuanto al refinamiento criminal empleado en las checas del SIM (Servicio de Información Militar, creado por el socialista Indalecio Prieto, sobre el que se explicitará en próximas entregas). No obstante, en las checas madrileñas comunistas y socialistas se emplearon también procedimientos que en barbarie y saña en nada desmerecían a las de Barcelona y las de Valencia.
    Por ejemplo, en la madrileña checa de la calle Alonso Heredia, número 9, en la Guindalera, se dispusieron técnicas siniestras perfeccionadas tales como aplicaciones de hierros candentes y arrancamiento de uñas de las manos y los pies; en esta checa se llegó a asesinar a los detenidos disparándoles en una habitación destinada al efecto.
    En numerosas checas madrileñas, principalmente en las comunistas y socialistas, compitiendo entre ellas, inferían a las detenidas ultrajes a su honor; muchos de los cadáveres de las muchachas y mujeres que fueron conducidas a las checas y posteriormente fusiladas (algo habitual) presentaban signos de violación. El procedimiento era tan simple como salvaje: si la detenida, más joven o menos joven, no respondía como esperaban sus captores o no confesaba de plano lo que ellos dictaban o no entregaba sus joyas o no delataba a familiares, allegados o conocidos, se las golpeaba bárbaramente a medida que eran despojadas de sus prendas; una vez desnudas, hecha o no la confesión a gusto del "tribunal", si apetecía, uno tras otros los milicianos abusaban de ellas en presencia de la propia familia, el marido o el novio si habían sido igualmente detenidos.
    En el turno de Valencia, y dentro de este sumarísimo repaso, "una de las especialidades" era la de introducir al detenido en una habitación inundada de agua, donde debía mantener flexionado el cuerpo, durante un prolongado periodo de tiempo; hasta treinta y seis días, martirio suficiente para provocar la muerte o lesiones de por vida en la columna vertebral y el aparato excretor.
    A los chequistas de Valencia les gustaba cometer sus atrocidades, su infinidad de crímenes parejos a los de sus "hermanos frentepopulistas" en la playa, dejando luego de consumadas las acciones los cadáveres sobre la arena, o bien trasladando a las víctimas mar adentro en una lancha en la que los asesinaban a balazos o los arrojaban directamente al agua tras herirlos con arma blanca. Fueron numerosos los cadáveres devueltos por el mar a las playas de la capital valenciana y a los pueblos cercanos.
    Las checas de Barcelona fueron montadas por elementos rusos, para seguir ejercitando lo aprendido desde 1917 a todos cuantos fueron "seleccionados" para la tortura. En realidad, las checas son una invención soviética exportada a la sometida España del Frente Popular.
    Tan rápida, despavorida ciertamente, fue la huida de los chequistas barceloneses que no les dio tiempo a desmontar los aparatos de tortura, quedando expuestos al conocimiento público de la ciudadanía y los periodistas extranjeros que seguían la retaguardia de los frentepopulistas (republicanos o rojos, la denominación que se prefiera) y la vanguardia de los nacionales.
(Mismas fuentes que en el capítulo anterior)

-----------------------------

lunes, 23 de marzo de 2015

Isidoro de Sevilla: Loa a España y Las Etimologías

 

                                           Loa a España
¡Oh, España! La más hermosa de todas las naciones que se extienden desde Occidente hasta la India. Tierra bendita y feliz, madre de príncipes y de pueblos.
    De ti reciben la luz el Oriente y el Occidente. Tú, honra y prez de todo el orbe; tú, el país más ilustre del globo.
    No hay en el mundo región mejor situada. Ni te abrasa el estío ni te hiela el rigor del invierno sino que, circundada por un clima templado, te nutren céfiros blandos. Cuánto hay de fecundo en los ejidos, de precioso en las minas y de provechoso en los animales, tú lo produces.
    Rica, por lo tanto, en hijos, joyas y púrpuras, fecunda también en gobernantes y en hombres que poseen el don de mandar, te muestras tan fecunda en adornar príncipes como feliz en producirlos. Con razón, ya hace mucho tiempo, te deseó la dorada Roma, cabeza de gentes, y, aunque vencedor, aquel empuje romano te desposara primero, luego, el muy floreciente pueblo de los godos, tras haber conseguido numerosas victorias, a su vez te tomó y te amó.
* * *


Isidoro de Sevilla plasma su entusiasmo patriótico en el prólogo de su libro Historia gothorum (Historia de los godos), con el De laude Spaniae (Sobre la alabanza a España), cuyo texto íntegro, similar al precedente, es como sigue:
De todas las tierras que hay desde Occidente hasta a India, tú eres la más hermosa, oh sacra España, madre siempre feliz de príncipes y de pueblos. Bien se te puede llamar reina de todas las provincias.
    Tú, honor y ornamento del mundo, la más ilustre porción de la tierra en la que la gloriosa fecundidad de la raza goda se recrea y florece. Natura se mostró pródiga en enriquecerte: tú, exuberante en fruta, henchida de vides, alegre en mieses. Tú abundas de todo, asentada deliciosamente en los climas del mundo, ni tostada por los ardores del Sol ni arrecida por glacial inclemencia.
    Tú vences al Alfeo en caballos y al Clitumno en ganados; no envidias los sotos y los pastos de Etruria ni los bosques de Arcadia.
    Rica también en hijos, produces los príncipes imperantes a la vez que la púrpura y las piedras preciosas para adornarlos. Con razón te codició Roma, cabeza de las gentes, y aunque te desposó la vencedora fortaleza Romuela, después el florentísimo pueblo godo, tras victoriosas peregrinaciones por otras partes del orbe, a ti amó, a ti raptó y te gozaron con segura felicidad, entre la pompa regia y el fausto del Imperio.

 
Sentimiento de orgullo nacional de los habitantes de la incipiente España surgidos de la unión de las herencias romana, germánica y cristiana; con enlace matrimonial de largo recorrido entre godos e hispanorromanos.


San Isidoro de Sevilla

Imagen de www.corazones.org 
-------------------------
 
 

Isidoro de Sevilla (Cartagena, 560 - Sevilla, 636). Doctor de la Iglesia Católica, teólogo, arzobispo, historiador y compilador. Ha sido reconocido como el hombre más sabio de la alta Edad Media.
    La familia de Isidoro, integrada en la nobleza hispanorromana, fue a instalarse en Sevilla, el mayor centro cultural y económico del reino, huyendo de la ocupación Bizantina de Cartagena. En aquel momento clave de la historia florecía España desde la semilla de Hispania.
    Tres de los cuatro hermanos de Isidoro (obispo de Sevilla), Leandro (obispo de Sevilla), Fulgencio (obispo de Écija y de Cartagena a su retorno al reino de Toledo) y Florentina (monja contemplativa), los cuatro declarados a posteriori de sus vidas terrenales santos de la Iglesia Católica, también iban a desempeñar un papel relevante en los ámbitos cultural y político de la naciente España.
    A Leandro e Isidoro se debe la atracción de los godos al catolicismo. Leandro, el mayor de los hermanos, había convertido al rey Hermenegildo, que profesaba el arrianismo, y respaldado su rebelión; lo que le costó el destierro a Constantinopla. Aunque allí conoció al futuro papa Gregorio Magno, lo que dio origen a una duradera amistad de mutuo provecho. Vuelto a España, participó en la conversión del rey Recaredo, a partir del cual el catolicismo se asentó como la religión oficial.
    En el haber de Leandro hay más edificio. Preocupado por la instrucción de los clérigos, fundó en Sevilla una biblioteca con manuscritos de Hispania, África, Roma y Constantinopla, modelo en Occidente, que convirtió a Sevilla en un centro intelectual de primera magnitud. Isidoro continuó la obra de su hermano al morir éste, siendo a su vez elegido obispo de la ciudad.
    Isidoro presidió el II Concilio de Sevilla en 619 y el IV de Toledo en 633. Creó escuelas episcopales y un equipo de copistas que permitió aumentar los fondos de la biblioteca sevillana. Por indicación suya, el IV Concilio de Toledo, unificó la disciplina litúrgica en España, y en él exigió a los obispos hispanos que instaurasen escuelas episcopales y seminarios en línea con lo realizado en Sevilla, para la enseñanza de las lenguas griega y hebrea, las artes liberales, el derecho y la medicina; y junto a los clérigos instruidos salvar el legado clásico y elevar el nivel intelectual de la sociedad.
 
 
Obra escrita
De Leandro se conserva una homilía sobre la conversión de los godos, leída al final del III Concilio de Toledo (ocasión donde se consolida la unidad espiritual y territorial del Reino Visigodo de España), y una regla monástica femenina redactada para su hermana Florentina, fundadora de cuarenta monasterios.
    De Fulgencio se conoce su amor al estudio, su dedicación a la controversia con los arrianos, la especulación teológica y el comentario de las Sagradas Escrituras.
    De quien más obra escrita se conserva, y más ha trascendido a la historia, es de Isidoro. Destacan los títulos: Differentiae, Synonima, Institutionum disciplinae, De natura rerum (De la naturaleza de las cosas, libro dedicado al rey Sisebuto, compendio de astronomía, astrología e historia natural), De ordine creaturarum, Chronica maiora, Proemiorum liber unus, Allegoriae quaedam Sacrae Scripturae, Historia Gothorum Vandalorum Sueborum (Historia de los godos los suevos y los vándalos, en cuyo prólogo figura el Laus Spaniae, Loa a España, uno de los motivos de este artículo), Proaemia, De ortu el obitu patrum, De numeris, De nominibus legis et evangeliorum, Quaestiones in Vetus Testamentum, De ecclesiasticis officiis, Regula monachorum, De viris illustribus y de Haeresibus.
    Todos ellos de un valor didáctico incuestionable. Pero la obra más famosa y por su contenido y estructura importante es Etymoliae, Las Etimologías, también titulada Originum sive Etymologiarum libri XX, de carácter enciclopédico compuesta por veinte volúmenes, ordenados por Braulio, obispo de Zaragoza (canonizado), a petición del cual la escribió.

Imagen de www.agrega.educacion.es
* * *
 

Las Etimologías
Las Etimologías gozó de gran predicamento y tuvo difusión en todas las bibliotecas de la época, además de servir de base a los maestros escolásticos. Las materias que comprende son: gramática, retórica y dialéctica; aritmética, geometría, música y astronomía; medicina; derecho y cronología; Biblia y otros libros; teología; Iglesia y sectas; lenguas y pueblos; lexicología; anatomía; zoología; geografía; arquitectura y agrimensura; mineralogía, pesas y medidas; agricultura; guerra y juegos; navíos y casas; y alimentos bebidas y herramientas.
    Es un intento satisfactorio de compilar el legado clásico de Grecia y Roma con el cristiano en un formato enciclopédico, novedoso entonces; y reintroduce a Aristóteles en la cultura occidental. Engloba y amplía el sistema pedagógico instaurado en el Trivium y el Quadrivium, ideado por Marciano Capella, autor de los siglos IV a V nacido en el África romana, a quien se atribuye la base de la educación europea en los siglos siguientes y su desarrollo hasta la actualidad. El Trivium, compuesto por la gramática, la dialéctica o lógica y la retórica, enseñaba reglas de pensamiento y expresión; por su parte el Quadrivium, compuesto por la música, la aritmética, la geometría y la astronomía (apunta el historiador Pío Moa Rodríguez que Isidoro de Sevilla describió la tierra como redonda), enseñaba conocimientos de ciencia teórica y práctica.
    Es la primera enciclopedia de la Europa Occidental. Su método preludia los índices y la clasificación alfabética para una rápida búsqueda de los contenidos. Escrito con sencillez y concisión, en un latín puro y elegante, la obra se convertiría pronto en el libro de texto más publicado, unos diez mil ejemplares, y usado en Europa durante diez siglos.
* * *

 
Otros aspectos del pensamiento de Isidoro de Sevilla
Independencia de la Iglesia con respecto al poder político, aunque en estrecha relación con él, dado que a su juicio la autoridad regia se debe a Dios. La Iglesia tenía como misión el asegurar la paz pública mientras el rey estaba obligado a obrar con justicia y piedad.
    Subordinación del clero nacional al obispo de Roma, pero manteniendo cierta independencia de criterio en consonancia con las características del territorio y su feligresía.
 
Isidoro de Sevilla afirmó por escrito la misión del apóstol Santiago, Santiago el Mayor, en España.
 
 

Artículo relacionado

    El marco jurídico en la España visigoda